PAGINAS

domingo, 14 de abril de 2013

EL TRABAJ0 ESPIRITUAL EN UNO MISMO

 

"Sólo tú puedes decidir qué hacer con el tiempo que se te ha dado. No desesperes si hoy estás perdido, si nadie parece apreciar el tesoro de tu ilusión, de tus ganas de trabajar, de tu conocimiento. No todo lo que es de oro reluce, ni toda la gente errante anda perdida".  (Gandalf a Frodo) 

     Estos días a tras y conforme va pasando la vida, cada dia soy mas consciente dándome cuenta de que a medida que avanzas no solamente vas haciendo años, si no que también pasas de unos ciclos a otros y renuevas con ello otro tipo de energías, de pensamientos, de sentimientos, de emociones y de anhelo de realizarme como ser espiritual para poder ayudar a otros, esto es si que madurar, no envejecer con ideas arcaicas condicionadas o mundanas para satisfacer los propios intereses egoístas a los que muchos están acostumbrados 

     Hace años atrás me dejaba influenciar mas lo de afuera que lo de dentro, era como si me dejase seducir por ideas o conceptos que lo único que hacían era perturbarme o alegrarme,  condicionarme e ilimitarme, a la hora de tomar mis propias decisiones o conclusiones, me preguntaba cada dos por tres ¿Que estaba haciendo con mi vida? ¿En esta existencia era libre o esclavo?, ¿Por que me sentía inferior cuando  decían algo malo de mi? ¿Por que juzgaba a otros sin conocerles?

       A lo largo de la vida van pasando cosas, estas cosas te hacen reflexionar y te hacen avanzar en tu empeño en ser alguien en esta vida. Muchas de las veces te das cuenta de que estas muy condicionado e ilimitado a agentes totalmente externos hacia a ti, hacia tu existencia, situaciones o sensaciones, que lo único que han echo han sido generar mucho sufrimiento y dolor innecesario por culpa de un pensamiento totalmente errónea, que va y viene, por una mente llena de deseos e ilusiones pasajeras que van y vienen o también por la enfermedad del Ego la cual perturba la mente y que el es quien gobierna la inmensa mayoría de la veces nuestra vida.


      Solamente depende de nosotros cambiar este tipo de sensaciones, pensamientos y emociones para ser feliz y fluir con la vida, con uno mismo y con los demás. Solamente nosotros poseemos ese don tan especial de hacerlo posible a través de la meditación, de la introspección y lo mas importante de la conciencia propia en el pensamiento, en la palabra y en cada acción, solamente así seremos concientes de ello

         Debemos de  tener presente que existen dos etapas en nuestro Despertar:
La primera cuando te despiertas a la manipulación de la elite q gobierna al mundo y la segunda cuando te despiertas a la espiritualidad. Algunas personas se quedan estancadas en la primera, no superan la dualidad de la 3ª dimensión y por lo tanto no evolucionan a planos superiores de conciencia. Es muy importante no bajar nuestra frecuencia de vibración. El amor incondicional y el autocontrol de nuestro propio ego son los 2 grandes trabajos a realizar aquí en la Tierra. (
Camino al despertar)

lunes, 8 de abril de 2013

VANALIDADES, CAPRICHOS DEL DESEO & RABIETAS

¿Realidad  o irrealidad? De que manera la vivimos por que si fuésemos conscientes de todo lo que tenemos, de nuestra suerte por tenerlo todo aquello que nos ha dado la vida, por ser y estar, y dejáramos de mirarnos el ombligo como si fuésemos el centro de atención del universo, viendo en qué situación están otros (en vez de cambiar de cana, buscando afuera de nosotros lo que hay en nuestro interior o mirar hacia otro lado), sentiríamos VERGÜENZA por ser tan inconscientes, ignorantes y mundanos, no tenemos ningún derecho de permitirnos quejarnos de las cosas de las cuales lo hacemos o bien por ignorancia, por egoísmo o por ser tan infelices, cuando otros ni siquiera tienen un plato de comida.....

    Si fuésemos conscientes de la verdad, de lo que esta pasando hoy en día En esta Sociedad, agradeceríamos nuestra situación y generaríamos un sentimiento de querer ayudar a los demás, de Servicio hacia los menos favorecidos, sea de la forma que sea. Aun simplemente con el deseo de bondad interno y ferviente de que las cosas cambien hacia algo mejor y justo para TODOS.

    Pero no... no lo hacemos, Siempre nos quejamos de esto o aquello, siempre queremos mas y mejor, siempre queremos lo que no tenemos. Somos tan egocéntricos que sólo nos fijamos con lo que Doña Mente nos atormenta día a día; sólo está en nuestro interés el conseguir nuestros deseos personales. Nuestro foco sólo está puesto en él 'Yo'. En el venenoso y ladino ego en el cual vivimos.

    Deberíamos de pensar y de ser conscientes pensar en todo esto, en reflexionar de todo y cuanto pasando a nuestro alrededor, en sentir que todos somos hijos a los ojos de Dios, el cual nos creo y nos dio la vida. Para empezar a agradecer la suerte que tenemos por tener un plato de comida, un techo bajo el que dormir, salud (mejor o peor), seres que nos quieren y a la que queremos.

    Todo es posible, con nuestro trabajo interior de que podemos ser concientes, empezando a desarrollar la empatía por los demás y dejar el egoísmo de lado, tendiéndole la mano y decirle, tranquilo estoy aquí para amarte, respetarte y ayudarte, por que te quiero y quiero que seas tan feliz como lo soy yo.


  En vez de quejarnos deberíamos de entonar una plegaria interna de agradecimiento por todo lo que tenemos, y después recitar otra a favor de aquellos menos favorecidos. Los que sufren verdaderas carencias.

   No podemos cambiar el mundo de la noche a la mañana, pero si podemos cambiarnos a nosotros mismos internamente y ser verdaderos seres humanos. Y no los entes oscuros, egocéntricos y superficiales en los que nos hemos convertido. Siempre hay tiempo y una oportunidad para hacer ese cambio.....

sábado, 6 de abril de 2013

ACEPTANDOSE UNO ASI MISMO PARTE 6º

  Pero no hace falta ser un admirador de los famosos para ser alguien que no está a gusto consigo mismo. Tenemos también el caso de personas que no aceptan su edad y miran a los jóvenes con envidia, ya sea por su apariencia física o ya sea porque les queda toda la vida por delante.

    Hemos de realizar un profundo examen de conciencia para empezar a salir del pozo en el cual nosotros mismos nos hemos metido, que no es mas la que la propia menté nos hace creer a través del ego. Es necesario realizar un cambio de valores y creencias si queremos hacer que nuestra vida sea mucho más rica de lo que actualmente es. Comenzar a valorar las cosas por lo que realmente son depende de nuestros ojos, nuestra perspectiva. Todo depende de nosotros, no hay nada fuera, todo está dentro. Por ello, ante una misma situación, una persona puede reaccionar de una manera y otra de una muy distinta. Pues todo (el secreto del 'éxito' o del 'fracaso') se encuentra dentro de uno mismo. Una persona que está a gusto con quién es, que se conoce y valora las cosas como realmente son, enfocaría la lista anteriormente citada de la siguiente manera...

-Físico: el templo físico es sumamente importante pues es nuestro soporte vital. La prioridad es que se encuentre sano, no bello. Un cuerpo sano casi garantiza al 100% una salud perfecta y ello nos quitará de grandes problemas. Es obvio que a todos nos gusta lucir bellos, guapos, lindos, pero ésto no debe convertirse ni en una obsesión ni en una desgracia, pues si valoras tanto tu físico es porque le das mucha importancia a lo que los demás opinen de ti. Por lo tanto, estarás demostrando sólo una cosa: que tú no te quieres absolutamente NADA y necesitas de la aprobación y valoración de otros. Si quieres estar sano y con un cuerpo físico en buenas condiciones, comienza a cambiar tu vida para que así sea: haz deporte de vez en cuando, alimenta tu cuerpo de una manera sana y equilibrada, prioritariamente una dieta vegetariana. Llevando estos dos puntos de una manera equilibrada, como una constante en tu vida y no algo que se hace en un par de meses para lucir bonito en navidad o en la playa, tendrás grandes resultados. Y por último y no menos importante: acepta tu edad, acepta en qué punto estás. No quieras lucir siempre como si tuvieras veinte años. Hay personas de edad avanzada o 'maduros' que están estupendos, y eso ocurre porque cuidan su cuerpo mediante el deporte y la alimentación y porque están a gusto consigo mismos. Por lo tanto, ese aspecto psicológico y emocional les hace lucir de una manera que los tristes y vacíos no pueden lograr.

-Dinero: el dinero te ofrece la posibilidad de sobrevivir. En una sociedad capitalista, es necesario para adquirir incluso los bienes de primera necesidad, como la comida y una casa. Te vale para adquirir productos, para vivir experiencias. Pero pasar del punto donde necesites dinero para vivir al de desearlo para poder acceder a todo lo que quieras, sólo hace que demuestres que le des demasiada importancia a lo material. Hay un refrán que personalmente es uno de mis favoritos, y que procuro llevarlo a la práctica en todo lo que puedo: 'no es más rico el que más tiene, sino el que menos necesita'. Está muy bien poder disponer de ropa, un automóvil, una casa. Está genial poder realizar un viaje, comprarte un capricho. Pero cuando ya deseas pasar de tener un automóvil a querer otro más, a tener varias casas, un armario lleno de ropa que apenas utilizas y así atesorar multitud de objetos y posesiones, hace que te estés convirtiendo en 'uno más' de este modelo capitalista triste y realmente pobre, además para que tanto, si al final de tu vida lo dejas aquí todo y te dirán que eres el mas rico del cementerio.

     Una persona pobre en valores, en ideales, donde sólo se mueve en el mundo de las apariencias, en el poseer para así considerarse 'alguien'. El mundo de los ruidos y las luces, de los objetos materiales, te hace distraerte de lo que es realmente importante y positivo para ti: tu crecimiento interior. Y ésto no se realiza comprando en una tienda un pack de 'crecimiento interior', porque esas cosas no se venden: se cultivan, se trabajan día a día. Y uno de los puntos fuertes para conseguirlo es el manejo del ansia materialista. Yo personalmente agradezco un plato de comida, un techo bajo el que dormir y unas necesidades básicas cubiertas como luz, agua, gas y teléfono, teniendo tiempo libre para disfrutar mi vida, que el tener empresas y negocios que me den mucho dinero, pero que se lleven como pago mi salud, mi energía y mi tiempo.

-Posición social: la persona a la que principalmente debes admirar es a ti mismo. Y no porque seas bello o porque seas un 'genio' en algo, sino porque te encuentres feliz contigo mismo, con tu interior. Porque poseas un estado de calma y equilibrio que te haga poder estar solo, en silencio, sin que nada se agite en ti: ni dudas, ni miedos, ni sentimientos de culpa... El querer ser reconocido por los demás denota que tú mismo no te reconoces. No te sientes especial y anhelas que otros sí que te vean así. Sin embargo, es IMPOSIBLE que otros te den lo que tú mismo no te das. No serás querido si tú no te quieres. No tendrás reconocimiento si tú mismo no te reconoces. Trabaja contigo mismo, conócete, haz cosas que te hagan sentir bien con tu interior y encontrarás un oasis donde sólo querrás y desearás que una sola persona te admire por quién eres: tú.

     A día de hoy, el mundo está lleno de personas tristes, vacías, mustias, grises... que sólo valoran la belleza física, la fama y el lujo. Y así les va, que son auténticos seres desubicados que miran con deseo y lascivia fotos de jovencitos, que observan con envidia la vida de los famosos, que se mueren internamente porque alguien les diga 'tú eres especial'...

ACEPTANDOSE UNO ASI MISMO PARTE 5º

    Uno de los mayores problemas que nos ofrece la sociedad hoy en día es que, por diversas formas, nos programan para que no estemos agusto con nosotros mismos, siempre necesitamos estar con alguien y eso es un error, por que de cada ocho horas que estamos con alguien, necesitamos dos para estar con nosotros mismos, no existee la media naranja como se suele decir y encima queremos que se nos eschuche cuando algunos de nosotros no escuchamos alos demas, siempre queremos ser el centro de atencion.

   Nos bombardean por muchos medios sobre cómo debemos ser para estar 'felices' o satisfechos con nosotros mismos. La lista se puede reducir a una serie de puntos básicos.

-Físico: gracias a las películas, spots publicitarios, programas de tv y demás formas, nos 'meten por los ojos' que hay que ser lindo, joven, con un cuerpo escultural para así gustar a los demás. El culto al cuerpo es tan grande que parece ser que es lo único que importa. Dar una buena imagen física ya no pasa únicamente por ser una persona aseada que cuide un poco su forma de vestir. No, hay que machacarse en el gimnasio, hacer dietas, tener un cuerpo sin un solo gramo de grasa porque la belleza física es alabada al más alto nivel.

-Dinero: si quieres ser 'alguien', debes de tener una buena billetera. Tener dinero te hace ser capaz de comprar, consumir, vivir experiencias, no pasar penurias financieras. Tener coches que sólo unos pocos pueden, hacer viajes a cualquier lugar del mundo. Ropa de marca, aparatos electrónicos, experiencias de todo tipo. De nuevo nos hacen ver que los que tienen dinero son los 'atractivos' y los que no son, simplemente, gente normal que no destaca y que lo pasa mal.

-Posición social: se hace mucha fuerza en que ser 'famoso', casi de la manera que sea, es lo bueno. Ser reconocido por otros, que hablen de ti, que te vean por la calle y sepan quién eres. Es como que si eres alguien famoso, destacas, te conviertes en alguien atractivo y no eres simplemente uno más de los mortales.

     De esta manera, la gente se está convirtiendo no solo en cada vez personas más materialistas, vacías interiormente e egocentricas, sino que se están creando auténticos dramas personales. Porque no todo el mundo es rico; porque no todas las personas son un Apolo o una Elena de Troya. Porque no todos son reconocidos como ases del deporte o estrellas del cine. Hoy en día, los programas basura de la llamada prensa 'rosa' crean famosos como si de una fábrica de ellos dispusieran, haciendo famoso a cualquier persona y por cualquier razón. Y es una verdadera lástima ver cómo hombres y mujeres hacen lo que haga falta simplemente por salir en tv y tener dinero: se acuestan con personas famosas, se meten en asuntos que son indignantes para la personalidad la mayor parte de las veces, luego, en el fondo, siguen siendo personas vacías. Son tristes, porque si les quitas éso que a sus ojos les hace especiales (dinero, fama, lujos...) se quedan en NADA, porque en su interior nada hay. Son como frutos pasados y rancios, que tras la cáscara o envoltura exterior hay un interior que está muerto y vacío.

     En el caso de la gente 'normal' es casi que peor, porque ni siquiera tienen aquello que supuestamente les hará felices. De esta forma, están enganchados a la vida de los famosos, idolatrándolos, mientras que miran su vida y se repiten, una y otra vez, lo tristes y desdichados que son. Y se convencen constantemente de que lo ideal en esta vida es tener justo lo que no tienen.

jueves, 4 de abril de 2013

ACEPTANDOSE UNO ASI MISMO PARTE 4º

Existe un aspecto de la vida humana el cual no podemos cambiar, a saber, que esta sigue sucediendo momento a momento, a cada instante. Todos hemos estado aquí meditando durante algún tiempo. ¿Qué le preocupa al mundo? Simplemente seguir en marcha. El único que se preocupa, que es perturbado, es nuestro propio corazón y mente, nos dejamos arrastrar fácilmente por cuestiones y emociones ajenas a nosotros. Cuando hay perturbación, agitación, irrealidad e incoherencia, entonces también hay tristeza, desesperación, incomprensión e intolerancia. Lo que es bastante innecesario, por que no somos mente, ni cuerpo, somos mucho más que eso espíritu y alma, este cuerpo es solo un vehículo para movernos a través de un plano físico.

     Todo es justo y lleva su propio ritmo y proceso. Si aprendemos a acercarnos a todos los acontecimientos con más ecuanimidad por medio de la aceptación y el amor, entonces el trabajo de purificación es mucho más fácil. Se trata de nuestro trabajo interior, personal, de nuestra propia purificación, y sólo puede ser realizada por cada uno para sí mismo, por que para cambiar lo de ahí afuera debemos de cambiar nosotros mismos..

     Uno de los mejores aspectos sobre esto es que si uno recuerda lo que hace, se mantiene en ello día tras día sin olvidar y sigue meditando, no esperando grandes resultados, poco a poco sucede lo inesperado. Esto también, es justo por que las cosas no vienen así como así, has que tener paciencia, fe y esperanza en ello. A medida que uno sigue trabajando en ello día a día, momento a momento, existe una constante astillada lejos de las contaminaciones y del pensamiento irreal, puesto que no hay felicidad alguna en esto y pocos quieren aferrarse a la tristeza. Tarde o temprano uno corre hacia las cosas que están fuera de uno mismo. Los libros todos dicen las mismas cosas, las cartas ha sido escritas todas, las flores han sido olidas todas, no hay algo más excepto mirar dentro de nosotros, de sentirnos vivos, de sentir el corazón, cada latido, cada respiración. Como esto sucede una y otra vez, un cambio ocurre. Puede ser lento, pero cuando hemos estado aquí por tantas vidas, ¿qué es un día, un mes, un año, diez años? Están todos simplemente sucediendo a cada instante.

      No hay algo más por hacer y no hay otro lugar a donde ir. La Tierra se mueve en círculos, la vida se mueve del nacimiento hacia la muerte sin necesidad de que nosotros nos movamos en lo absoluto. Todo esto sucede sin nuestra ayuda, no somos el centro del universo como nos creemos o nos hacen creer. La única cosa que tenemos que hacer es buscar la realidad de que estamos vivos. Entonces, cuando lo hacemos, encontraremos que amarnos a nosotros mismos y amar a otros es un resultado natural de eso. Puesto que estamos preocupados por la realidad y ese es el verdadero trabajo del corazón, ¿Amamos incondicionalmente? o ¿Dependemos de ello? . Pero sólo obtendremos esta respuesta, si también hemos visto el otro lado de la moneda en nosotros y hemos hecho el trabajo de purificación de las emociones o de aquellos sentimientos por los que estamos cada dos por acondicionados. Solo entonces esto se convierte en más que un esfuerzo o una tendencia deliberada, sino que se convierte en una función natural de nuestros sentimientos interiores, dirigidos hacia adentro pero brillando hacia afuera.

      El direccionamiento hacia el interior es un aspecto importante de nuestra vida contemplativa. Pase lo que pase interiormente hay repercusiones directas sobre lo que ocurre externamente. La luz interior y la pureza no pueden ser ocultadas, ni siquiera pueden las contaminaciones.

     A veces pensamos que podemos retratar lo que somos. Esto no es posible. El Buddha dijo que uno sólo conoce a una persona después de haberla oído hablar muchas veces y habiendo vivido con ella durante mucho tiempo. Las personas generalmente tratan de mostrarse como algo mejor de lo que realmente son. Entonces, por supuesto, se decepcionan de sí mismos cuando fallan, e igualmente decepcionan a otros. Siendo realistas, conocerse hace posible amar verdaderamente. Aquella clase de sentimiento da alegría a este trabajo en el cual somos contratados, que es necesario. Aceptándonos a nosotros y a los demás como realmente somos, nuestro trabajo de purificación, lejos de astillado de contaminaciones, se hace mucho más fácil.


"Hoy Yo sé muy bien que por cada pequeño problema siempre hay solución.
Mis pensamientos no me limitan.
Provengo del espacio de Amor del corazón y sé que el Amor abre todas las puertas.
Hay una gran fuerza, valentía que me ayuda a afrontar y resolver pequeñas crisis y todos los desafíos de mi vida.
Todo siempre tiene solución.
Todo está bien y estará bien en mi vida. Así es y así será...
Estoy muy seguro, confío, creo siempre mucho en mí.
Hoy Yo doy gracias a Dios y el Universo por este maravilloso día, para poder resolver cualquier problema y durante el día estar y compartir con las demás personas."


miércoles, 3 de abril de 2013

ACEPTANDOSE UNO ASI MISMO PARTE 3º

   
    Toda esta en la correcta educación, es un asunto de conciencia y de maduración del ser en si mismo, de sus circunstancias y de sus grandes valores éticos, morales e espirituales. La madurez es la sabiduría que lamentablemente no está unida al envejecimiento, como muchos ignorantes y necios creen, de ser así, sería muy fácil, el ejemplo esta en algunas personas mayores, que creen ser maduras y luego son otra cosa muy diferente a las que ellos creen que son, el sentimientos de culpabilidad y de arrepentimiento les invaden, por no haber sido diferentes a los que ellos querían haber sido y no manipulados por una sociedad carente de buenas formas y rica en avances tecnológicos para el uso y disfrute de unos cuantos. Si esto fuese de otra forma, que sentido tendría la existencia en si, no tendría una garantía valida, el trabajo interior y personal de cada ser, afortunadamente es en si un trabajo muy duro, un trabajo que debe hacerse desde dentro hacia fuera con constancia y tenacidad. Existen unos pasos a seguir:

-Primero viene el reconocimiento de cambiar, luego se aprende a no condenar o juzgar nuestro actos o los de los demás, sino a entender que mediante la aceptación viene sentimiento de plenitud: “Esto es del modo en que es y para ello es importante tener conciencia de que cada ser es como es”.

-El segundo paso es el cambio que queramos realizar mediante la voluntad en el esfuerzo. El reconocimiento puede ser la parte más difícil para la mayoría de las personas, no es fácil ver lo que ocurre dentro de uno mismo. Este es el aspecto más importante y más interesante de la contemplación.

   Nos encaminamos hacia una vida contemplativa, pero que no significa que estemos sentados en la meditación todo el día. Una vida contemplativa significa que uno considera cada aspecto de lo que sucede como parte de una experiencia de aprendizaje. Uno permanece introspectivo en todas las circunstancias. Cuando uno se convierte en extrovertido, con lo que el Buddha llamó "juventud exuberante", uno va al mundo con pensamientos, discurso y acción. Uno debe recogerse y volverse hacia sí mismo. Una vida contemplativa en algunos órdenes es una vida de oración. En nuestro camino esto es una combinación de la meditación y el estilo de vida. La vida contemplativa va dentro de uno mismo. Se puede hacer lo mismo con o sin recogimiento. La contemplación es el aspecto más importante de la introspección. No es necesario permanecer inmóvil todo el día y observar la respiración. Cada movimiento, cada pensamiento, cada palabra, puede dar lugar al entendimiento de uno mismo.

     Este tipo de trabajo en sí mismo aportará una profunda seguridad interior, que se basa en la realidad. Muchas personas están deseando y esperando por este tipo de seguridad, pero no son capaces de expresar su deseo de realizarlo. Viviendo en un mito, constantemente esperando o teniendo miedo, que es contrario a tener fuerza interior. El sentimiento de seguridad surge cuando uno ve la realidad dentro de uno y así, la realidad en todos los demás y los acepta con ella.

       Debemos aceptar el hecho de que el Buddha sabía la verdad cuando dijo que en todo el mundo habían siete tendencias subyacentes: deseo sensual, rencor, opiniones especulativas, duda escéptica, orgullo, ansia por la continuación de la existencia, e ignorancia. Encuéntrelos en usted. Ríase de ellos, no se eche a llorar por ellos. Sonría y diga: "Bien, ahí está. Algo haré al respecto".

    La vida contemplativa es a menudo vivida torpemente. Una cierta carencia de alegría es compensada al ser extrovertido. Esto no funciona. Uno debe cultivar cierta alegría, pero debe permanecer dentro de sí mismo. No hay algo por lo que estar preocupado o temeroso, nada que sea demasiado difícil. Dhamma significa ley de la naturaleza y manifestamos esta ley de la naturaleza todo el tiempo. ¿Qué allí debe ser apartado? No podemos evitar la ley de la naturaleza. En cualquier parte donde estemos, somos el Dhamma, somos efímeros (annica), sufrimos (dukkha), sin sustancia esencial (anatta). No importa si nos sentamos aquí o sobre la luna. Es siempre lo mismo. Luego necesitamos un acercamiento alegre a nuestras propias dificultades y a las de todos los demás, pero no la exuberancia y el desahogo. Más bien una constante interiorización, que contiene un poco de diversión. Eso funciona mejor. Si uno tiene sentido del humor sobre sí mismo, es mucho más fácil amarse adecuadamente. También es mucho más fácil amar a los demás.

Solía haber un programa de televisión en América, llamado “People are Funny” (es decir, “Las personas son graciosas”). En realidad tenemos reacciones muy extrañas. Cuando son analizadas y separadas, a menudo se les encuentra absurdas. Tenemos deseos muy extraños y aspiraciones e imágenes irreales de nosotros mismos. Es bastante cierto, “las personas son graciosas”, luego ¿por qué no ver ese lado de sí mismo? Esto hace mucho más fácil aceptar lo que encontramos tan inaceptable en nosotros mismos y en los demás.

ACEPTANDOSE UNO ASI MISMO PARTE 2º

 
    Aparentemente todos somos muy diferentes, como yo siempre digo, cada ser es un universo, con sus cosas buenas y sus pruebas que solo el debe de superar, por que es eso para crecer debemos de hacer frente a todas y cada una de las adversidades que la vida nos pone como prueba. La mente nos crea también deseos que al fin y al cabo es una ilusión que no existe, por que vivimos de nuestras experiencias pasadas y creamos visiones futuras, desaprovechando el aquí y el ahora, llamado presente

    Al fin y al cabo, todos tenemos los mismos problemas y también las mismas facultades para tratar con ellos. La única diferencia es la duración de la formación que uno ha tenido. Formación que puede haber estado sucediendo durante un número vidas que han traído un poco más de claridad, eso es todo, no me refiero a los simplemente estudios, sino a la vida en si, hay personas que se creen superiores por el simple echo de haber estudiado una carrera o dos o tres... Y sin embargo en su vida afectiva y emocional son un desastre. La vida en si es la que te hace reflexionar y aprender a ser concientes de que muchas veces lo que buscamos ahí afuera esta dentro de nosotros, por mucho de que queramos que cambien las cosas en esta sociedad, los primeros que debemos de cambiar somos nosotros, nuestra forma de pensar y de actuar, es por ello por lo que es importante la aceptación de uno mismo tal y como es, solamente así seremos felices..

       La claridad de pensamiento viene de la purificación de las emociones, lo cual es un trabajo difícil que necesita ser realizado. Pero sólo puede ser realizado satisfactoriamente a través de un trabado interior mediante la meditación. Esto es  un trabajo claro, requiere de la fuerza de la voluntad y de la constancia de cada ser que se hace en uno mismo. Cuando se considera precisamente eso, tarda un tiempo, por que la mente esta muy agitada o muy co0ndicionada. 


       El sentimiento de "soy tan maravilloso" o "soy tan terrible". No somos ni maravillosos ni terribles. Cada uno es un ser humano con todo el potencial y con todos los obstáculos. Si uno puede amar a aquel ser humano, el que soy "yo" con todas sus facultades y tendencias, entonces puede amar a los demás siendo realista, provechoso y amable. Pero si uno hace una grieta en la mitad y ama la parte que es agradable y es hostil a la parte que no lo es bastante, nunca va a hacer frente a la realidad. Algún día tendremos que verla, por lo que es. Es un "trabajo de campo", un kammatthana . Es un asunto serio e interesante del propio corazón.

     Si nos vemos a nosotros mismos de esta manera, aprenderemos a amarnos de una manera sana. "Justo como una madre ante los peligros de la vida, ama y protege a su hijo...". Sé tu propia madre! Si queremos tener una relación con los demás de una madera realista y encaminada al crecimiento, entonces necesitamos llegar a ser nuestra propia madre. Una madre sensible puede distinguir entre lo que es útil para su hijo y lo que es perjudicial. Pero no puede dejar de amar a su hijo cuando éste se comporte mal. Este puede ser el aspecto más importante a observar en nosotros mismos. Cada uno, en un momento u otro, se comporta inadecuadamente de pensamiento o palabra o acción. Con mucha más frecuencia de pensamiento, con bastante frecuencia de palabra y no tan a menudo en la acción. Luego, ¿Qué debemos hacer con esto? ¿Qué hace una madre? Ella le dice a su hijo que no lo haga de nuevo, ama al niño tanto como siempre le ha amado y que sólo se obtiene con el trabajo de la crianza del mismo. Tal vez podamos comenzar a criarnos, ya que nunca es tarde para hacerlo.
    


martes, 2 de abril de 2013

ACEPTANDOSE UNO ASI MISMO PARTE 1º

   

Suele decirse que de la aceptación se deriva el amor, aceptarse asi mismo y a los demás es el verdadero amor Universal. En este artículo el cual ha sido escrito por Ayya Khema y en que yo personalmente toco algunos puntos bajo mi punto de vista, señalo el camino hacia la verdadera aceptación de ese "yo" que de alguna forma somos y de que de muchas otras nos cuesta reconocer debido a ese ego irreal que nos hace disfrazarnos en lo que no somos, dime de que presumes y te diré de que careces...

     Todos nosotros estamos acosados y sentenciados por el nacimiento, el deterioro del cuerpo y la temida muerte para unos, descanso para otros o simplemente un cambio de cuerpo, por que en una vida no se aprende todo eso pienso yo. Es un extraño fenómeno lo difícil que las personas encuentran amarse a sí mismas o cuando condicionan a amar a otras. Podría pensarse que es lo más fácil en el mundo, puesto que estamos constantemente preocupados por nosotros mismos. Siempre estamos interesados en cuánto podemos obtener, qué tan bien lo podemos realizar, cuán cómodos podemos estar o simplemente preocupados en un cuerpo bonito y no un alma bonita . El Buddha mencionó en un discurso que "uno mismo es lo más amado" El amor lo puede todo, no es una virtud como muchos creen, es el fruto de la felicidad incondicional. Así que con todo esto, ¿Por qué es tan difícil en la actualidad quererse a uno mismo?

     Ciertamente amarse a uno mismo no significa complacerse o satisfacer los propios deseos. En realidad, el amor es una actitud hacia uno mismo que la mayoría de las personas no tienen, porque no saben suficientes cosas sobre sí mismas que no son deseables. Cada uno tiene innumerables actitudes, reacciones, gustos y adversiones de las cuales sería mejor prescindir. El juicio es hecho y mientras unos gustan de las actitudes positivas de alguien, otros no gustan de los demás. Con esto viene la eliminación de aquellos aspectos de uno mismo con los que no se está contento. 


      Uno no quiere saber de ellos y no los reconoce. Esta es una forma de tratar con uno mismo, la cual es perjudicial para el crecimiento. Otra forma no diestra es tener aversión a aquella parte de uno miso que aparece como negativa y de esto siempre surge una culpa hacia uno mismo, lo cual hace estas cuestiones doblemente malas como lo eran antes. Con esto viene el miedo y, muy a menudo,la inseguridad y en algunos casos la agresión. Si uno quiere tratarse a sí mismo de una forma equilibrada, no es útil pretender que la parte desagradable no existe, esas tendencias agresivas, irritantes, sensuales, vanidosas. 

   Si pretendemos que estamos alejados de la realidad, se hace una división en nosotros mismos. Incluso una persona puede ser totalmente sensata, y la apariencia dada es la de un ser no muy real. Todos hemos encontrado por casualidad personas así, que son demasiado dulces para ser verdad, como consecuencia de la pretensión y la supresión. Culparse a sí mismo no funciona bien. En ambas circunstancias uno transfiere sus propias reacciones a los demás. Uno culpa a los demás de sus carencias, reales o imaginarias, o no los ve como seres humanos ordinarios. Cada uno vive en un mundo irreal, puesto que es engañado por el ego, pero éste es, en particular, irreal, porque todo es considerado como absolutamente maravilloso o absolutamente terrible, nunca hay termino medio.

   La única cosa que es real es que tenemos seis raíces en nosotros. Tres raíces del bien y tres raíces del mal. Las últimas son avidez, odio e ignorancia, pero también tenemos sus opuestas: generosidad, amor-bondadoso y sabiduría. Tenga un interés en este asunto. Si uno lo investiga y no está ansioso por esto, entonces uno puede con facilidad aceptar las seis raíces en cada uno. No es del todo difícil, cuando uno ha visto esto en uno mismo. Existen raíces subyacentes en el comportamiento de todos. Luego podemos mirarnos a nosotros mismos siendo un poco más realistas, a saber no culpándonos de las raíces malsanas, no acariciándonos la espala sobre las sanas, sino más bien aceptando su existencia en nosotros. También podemos aceptar a los otros más agudamente y tener un momento mucho más fácil relacionándonos con ellos.

     No sufriremos por las decepciones y no nos culparemos, porque no viviremos en uno donde sólo existe el negro o el blanco, las tres raíces malsanas o sus opuestos. Tal mundo no existe en lugar alguno, y la única persona que es así es un Arahant. Esto es, en gran parte, un asunto de grado en todos los demás. Estos grados de bien y mal están tan finamente sintonizados, hay tan poca diferencia dentro de los grados en cada uno de nosotros, que esto no importa realmente. Cada uno tiene el mismo trabajo por hacer, cultivar las tendencias sanas y desarraigas las malsanas.


lunes, 1 de abril de 2013

A SOLAS CONMIGO Y CON MI NIÑO INTERIOR


   
Cuando fuimos niños disfrutábamos de la vida, en todo momento, en todo su esplendor, con verdadera conciencia, sin hacernos ningún tipo de pregunta al respecto, no teníamos dudas, ni miedos, ni nada que se le pareciese. Nos levantábamos todos los días llenos de gozo, esperanzas e ilusiones; con ganas de aprovechar cada instante, jugábamos a lo que fuese y con lo que fuese, no teníamos ningún inconveniente en invitar a cualquiera, a que nos acompañase en nuestros juegos; todos éramos amigos, no entendíamos de barreras, religiones, razas o culturas, simplemente disfrutábamos del momento, en el aquí y en el ahora, en el presente, el cual se detenía. 

    Observábamos la naturaleza y la fauna, en todo su esplendor, y quedábamos prácticamente extasiados. Que bello es ver a los demás, a la naturaleza, a la vida, y a todo tipo de circunstancias, a través de los ojos de un niño. No existiría absolutamente nada que nos impidiera gozar de nuestras vidas en perfecto estado de plenitud.
  

     ¿Has pensado alguna vez en cuando eras niño?, ¿Te acuerdas si pensabas en el dinero, en la salud, en el amor…? O, simplemente, vivías, y sin más complicaciones. ¿Te faltó o necesitaste alguna cosa?, ¿Enfermaste? O, simplemente, era algo pasajero.¿Tuviste algún infortunio?, ¿Eras feliz?, ¿Amabas la vida?, ¿Compartías tus cosas?, ¿Gozabas junto a los demás?, ¿Necesitabas hacer planes? O disfrutabas de todo momento, independientemente de las circunstancias en las que te encontrabas. ¿Necesitabas analizar las cosas?, ¿Clasificabas o encasillabas algo?, ¿Te importaba el pasado o el futuro? O, quizás, era más importante el momento.
 

     Corren tiempos difíciles, tiempos de cambios, tiempos en los que hasta ahora se han dado importancia a lo material, deberíamos de volver a invocar, evocar y convocar, al niño que todos llevamos dentro para volver a ser como niños, volviendo a olvidarnos de todo aquello que aprendimos mal, para poder adquirir la sabiduría que tuvimos, para volver empezar de nuevo.
 

    Os invito hacer un ejercicio practico, por un día vamos a jugar a ser niños ¡Haber que pasa! Me levanto por la mañana, mi mamá me pone le desayuno –es broma-, me aseo, y como lo que me apetece; me voy a la calle a hacer todo aquello que se ocurra en todo momento jugando con la imaginación y todo eso compartirlo con los demás. 

    ¿Qué es aquello que me apetece y me hace feliz? Pues, lo hago. Durante todo el día, no pienso preguntarme, absolutamente, nada; no dudaré, no juzgaré, no analizaré; simplemente, me sentiré bien. Que bien se respira, que bonito es el cielo, que melodía la de los pájaros, que simpática es la gente, como disfruto, que bien me lo estoy pasando, me siento feliz. Todo lo demás no importa, no es necesario. Tan solo me importan las cosas bellas que me da la vida. Al final del día me pregunto ¿Qué tal me ha ido? ¡Estupendamente! ¡Lo he hecho bien! Me siento orgulloso de mí mismo, estoy en paz. Buenas noches y, hasta mañana.

     En la sencillez y en la humildad, se encuentra lo verdaderamente importante. Durante toda la vida, nos dedicamos prácticamente a los demás, sobre todo, a nuestros seres queridos, para que no les falte de nada; está muy bien, pero, con cierta normalidad, nos olvidamos, de nosotros mismos; también debemos cuidarnos, mimarnos, concedernos unos instantes cada día, para hacer todo aquello que nos haga felices. Posiblemente, si nosotros nos sentimos felices, los demás también se sienten de igual modo cuando están junto a nosotros.
 

     Yo creo, que es importante sentirse bien, estar orgulloso de la labor bien hecha, saber en todo momento disfrutar de lo que la vida nos da, estar unido a las personas amadas y sentirse querido, y dar gracias por todo aquello que poseemos. Además, tener la certeza absoluta, de que somos nosotros mismos los únicos que nos podemos hacer felices, y sentirnos bien; pues está en nuestras manos. Nada, ni nadie, pueden quitarnos aquello que es nuestro, aquello que deseamos y, sobre todo, nuestra identidad; no debemos permitirlo, ni aceptarlo.
 

      Eternamente soy libre, mi vida es mía y ayudo a otros a que sean felices...!!!