PAGINAS

domingo, 30 de agosto de 2015

LA ENFERMEDAD DEL EGO EN ESTA SOCIEDAD 8º

Me siento espantado al contemplar la naturaleza de el verdadero enemigo de la sabiduría al que llamamos Ahamkara o sentimiento del Ego. Nace de la oscuridad de la ignorancia y se alimenta de esa misma ignorancia, ya que todos los sufrimientos giran entorno hacia ese mismo ego y en la verdadera realidad es el causante de toda angustia.. ¡Creo que este sentimiento es mi verdadera enfermedad!.

El ego atrapa a los seres vivos en la red de los objetos sensibles, por ue las mayores calamidades y sufrimiento que hay en este mundo proceden del ego, que destruye el auto-control, la virtud y la ecuanimidad, lo que mas deseo en estos momentos es permanecer conmigo mismo despojándome en todo momento de Yo Soy y de todos los deseos que nacen de esa falsa idea. Soy conciente a día de hoy  y comprendo que todas las acciones realizadas bajo el dominio del egoísmo son inútiles y también perversa, ya que mientras este bajo la influencia de este sentimiento llamado ego jamás podré ser feliz, solo seré dichoso cuando me despoje de esa idea egocéntrica.


Con el sentimiento del ego se producen todo tipo de caprichos que se desvanecen cuando dejan de existir. También es el ego el que se establece sin fundamento alguno la trampa en la familia o en cualquier relación social, para capturar al alma ingenua en su implacable laberinto de compromisos y responsabilidades ficticias que nadie puede resolver adecuadamente. Aunque creo estar libre de este sentimiento del ego, sigo en un estado de animo confuso y atormentado, no puedo vivir ni pensar con claridad.


Sin la gracia que disfrutan los que están al servicio de los santos, mi mente se muestra inestable como el viento, nada ni nadie le satisface, ni tan siquiera le contenta, ya que cada día se siente mas inquieta y trastornada. Por muchos objetos que yo pueda conseguir, la mente nunca se vera satisfecha, porque un colador nunca se puede llenar de agua. La mente revolotea sin cesar en todas las direcciones y jamás puede encontrar la felicidad. Sin darse cuenta que esta sembrando un gran sufrimiento en el infierno, busca el placer en este mundo, pero ni siquiera puede conseguir esto plenamente.

La mente se agita inquieta como un león dentro de una jaula, por que ha perdido su libertad y no puede ser feliz sin ella. Lamentablemente, santo varón, todavía estoy atado por los espesos nudos, de la ley del deseo tejida por la propia mente, del mismo modo que los furiosos remolinos de un rió desbordado arrastran los troncos de los árboles que crecen en sus orillas, mi turbulenta mente arrastra sin compasión mi propio ser y no se a donde los llevara. Me siento zarandeado por la mente, como una hoja seca arrastrada por el viento, que no le deja descansar en parte alguna. Creo sin ninguna duda que la mente, es la única causa de los objetos de los tres mundos (Tierra, el cielo y los mundos inferiores habitados por los seres demoníacos, que forman parte a lo que nosotros llamamos vigilia). Cuando la mente desaparece, el mundo se desvanece, como cuando el humo se disipa cuando el fuego se apaga.

Mientras la mente este atada a los deseos, la oscuridad de la ignorancia proyecta incesantes problemas y preocupaciones. Este estado de deseo agota las nobles cualidades de mi corazón, así que despoja de toda mi dulzura y gentileza de mi estado de animo, convirtiéndome en un ser duro y despreciable. En la oscuridad de la ignorancia, los deseos bailan y se agitan a mi alrededor, como sombras grotescas y malintencionadas.               


(Yoga Vasishtha)

No hay comentarios:

Publicar un comentario